Nube
Nube
Nube
Nube
Nube
Nube
top image

Tratamiento Odontológico Integral


Dado el avance de la ciencia médica cada vez existen más personas que ven alargada su vida convirtiéndose en pacientes de riesgo y que necesitan ser tratadas desde el punto de vista odontológico en condiciones de máxima seguridad. Igualmente existe un sector de la población que por razones físicas o psicológicas son incapaces de tener una colaboración mínima con el profesional para poder llevar a cabo el tratamiento odontológico con garantías mínimas. Es por ello que el profesional de la Odontología o la Estomatología debe considerar el empleo de la anestesia general, que en no pocas ocasiones contribuirá a poder solventar los problemas bucodentales de estos pacientes, que de otra manera no podrían ser tratados.

INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES

La anestesia general está indicada sólo para aquellas personas que no se puedan tratar en un gabinete dental con los medios al uso. Estos pacientes son:

  1. Pacientes médicamente comprometidos, con problemas de distinta índole (alteraciones cardíacas congénitas, discrasias sanguíneas, alergia a anestésicos locales, insuficiencia hepática y renal severa, epilepsia incontrolable, etc) que hacen peligroso su tratamiento dental en un gabinete ordinario.
  2. Pacientes incapaces de colaborar, comprender o tolerar su tratamiento ya sea por deficiencia física, psíquica o por su corta edad.
  3. Pacientes con necesidades extensas de tratamiento odontológico, imposibles de realizar en el gabinete, y que por cualquier motivo han de ser realizadas en una sola sesión. Muchos de estos pacientes podrían tolerar en el futuro citas cortas sin anestesia general para tratamiento preventivo como profilaxis dental o para la fabricación de una prótesis.

Debemos considerar que existe una alternativa al tratamiento odontológico bajo anestesia general, que es la sedación, y que siempre que pudiera estar indicada, debería plantearse. Si el estado del paciente lo permite, y para pequeñas intervenciones, como la extracción de los cuatro premolares previas al tratamiento de ortodoncia, es difícil justificar el uso de la anestesia general, excepto en casos de muy limitada disponibilidad de alternativas a la sedación. En este sentido, debemos considerara también que la ansiedad postoperatoria es más baja en chicos que son tratados con anestesia local más sedación, en comparación con los que son tratados bajo anestesia general.