La ORTODONCIA y los BRACKETS comprenden la corrección de las irregularidades y mal posiciones dentales “dientes chuecos”, estos brackets se usan para lograr una condición estética y funcional más favorable.

También se puede dar el caso, que el maxilar superior e inferior no encajen de una manera adecuada.

Los tratamientos de Ortodoncia pueden iniciarse desde dentición decidua  (dientes de leche), pasando por la dentición mixta y los dientes permanentes. Incluso la ortodoncia puede ser practicada en adultos.

imagen-destacada-02
services-2_section_01_1
imagen-destacada-01
about-us_section_01_1

Los profesionales que se encargan de prevenir, diagnosticar y tratar esos problemas de desarmonías dentales son los ORTODONCISTAS, especialistas en Ortodoncia y Ortopedia maxilar. Estos son profesionales dentistas que cursan la especialidad de Ortodoncia por 3 años, esto muy aparte de la carrera de cirujano dentista.

Las investigaciones indican que las causas principales de estos problemas de desarmonía dentales y esqueléticas (de los maxilares) son la herencia (transmitidas de padres a hijos) o los malos hábitos, como respirar por la boca y chuparse el dedo.

La duración del tratamiento variará según cada paciente, factores como su edad y gravedad influirán en cuánto tiempo tendrá los aparatos y los brackets. El tipo de tratamiento que se siga dependerá del diagnóstico del ORTODOCISTA. Para un adecuado diagnóstico se necesitan radiografías especiales, para estudias los maxilares superior e inferior, modelos de estudio (impresiones de los dientes), fotografías. Esto nos llevará a un acertado y mejor diagnóstico

Signos que indican la necesidad de un tratamiento de ortodoncia

Si aún no ha llevado a su hijo al ortodoncista para que le haga un diagnostico, aquí le mostramos un listado con los signos que indican la posibilidad de necesitar un tratamiento de ortodoncia:

  • Pérdida de dientes de leche prematura o tardía.
  • Problemas al masticar.
  • Apiñamiento o falta de espacio para dientes.
  • Exceso de espacio entre los dientes.
  • Retraso en la salida de dientes.
  • Respiración por la boca
  • Chuparse el dedo.
  • Paladar estrecho.
  • Mordida cruzada (los dientes de arriba muerden por fuera de los de abajo).
  • Mordida abierta (los dientes superiores no logran chocar con los de abajo, a nivel anterior).
  • Ruidos al abrir y cerrar la mandíbula.
  • Dientes superiores muy salidos.
  • Mandíbula muy grande o dientes inferiores que muerden por delante de los superiores.
  • Problemas al hablar, en donde se interpone en exceso la lengua.

Nuestros pacientitos

13 años de experiencia

Dibujando Sonrisas